AH! Blog

CulturAH! Pop y mis cosas

Unlimited Colony, un nuevo paso hacia la ciencia ficción y el humor

Unlimited Colony. Sí, es su nombre oficial, uno que agradezco a Eduardo Almiñana, un buen amigo que de cultura y escritura sabe un rato (yo lo hubiera llamado ‘Confesiones de un freak‘, así que imaginad la diferencia). Estoy en un periodo de tiempo impaciente, en el que uno llega a pensar si lo que ha escrito con tanto corazón podrá ver la luz algún día. Ganas tengo, muchísimas. Me he marcado que 2017 debe ser el año de la novela, sí o sí. Veremos.

Pero comenté que hablaría más de ella y menos de mí. Como sabéis de algún post anterior, decidí escribir sobre algo que conozco de primera mano, la afición vital que una persona vive con los videojuegos y su relación con el mundo real. Juan Domínguez es el protagonista de esta aventura, su partenaire virtual es el otro protagonista. Una buddy movie sin que los dos colegas compartan plano real uno con otro.

Juan es un perdedor que trabaja y vive por el videojuego. Es un personaje que nace de mis propias aficiones, llevando hasta el límite y la exageración burda su afición a todo lo interactivo que se meta en un PC o consola. Hasta ahí puedo llegar. La existencia de este donnadie, los encontronazos con su compañero de piso, con los clientes del bar donde trabaja y las fantasías sexuales de su amor platónico conforman la vida diaria de Juan. Todo cambia cuando se convierte en un ente virtual, un avatar musculoso, triunfador y seguro de sí mismo en Unlimited Colony, el mejor videojuego del mundo. Pero, ¿esta creación formada de unos y ceros existe realmente en su interior? Él escribe y se comporta como un ganador en el videojuego, pero su vida representa lo contrario. ¿Existe una pizca de ese personaje creado en el interior humano de Juan? ¿Se hace pasar por, o es? Unlimited Colony siempre ofrece una respuesta…

El logo de la empresa se oscurece entre la resolución 4K de la pantalla. Loading, un buen nombre para una desarrolladora que se jacta de los exiguos tiempos de carga de sus juegos. La imagen desaparece por completo y da paso a un vasto universo. Bello e insondable. Infinito, repleto de estrellas, aventuras y compañías de todo tipo. Prostitutas digitales, póker, apuestas, mutantes y una galaxia que explorar. El mundo en polígonos y sprites. Cualquier elemento biológico fuera de la pantalla LED es accesorio. La historia se escribe en ceros y unos.

‘Bienvenido a Unlimited Colony’, dice la voz sexy de una mujer. ‘Vive, sueña y muere por la Colonia’, finaliza.

Vivo, sueño y muero por la Colonia. Repito al unísono. Aquí comienza y acaba mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Appearance
Layout
Element Style
Accent Color